sábado, 22 de agosto de 2009

CONSEJOS DE DIOS PARA TU VIDA

Categories:



Mas los que te aman, sean como el sol cuando sale en su fuerza."(Jueces 5:31)

Consejos practicos para situaciones de cada día. ¡Lee y aprende!

¿Sabes? No vas a conseguir nada bueno con la violencia, engaño, mentira o con nada lo que va contra la Palabra de Dios (la Biblia). Creeme, necesitas consejos de Dios para tu vida. Si quieres vivir victoriosamente y tener realmente la bendición de Dios en tu vida, empieza a poner en practica lo que has aprendido de la Biblia o vas a aprender recien ahora. ¡Vas a ver el cambio en tu vida y no te arrepentirás jamas!

El contenido de esta pagina hasta ahora (click para abrir la pagina):

  • Finanzas, "Las finanzas de una persona sabia"
    Si quieres ser prosperado, bendecido y un discípulo de Jesús de verdad, es muy importante que involucres a Dios en tus finanzas desde el principio (no recien cuando estas en problemas económicas) y que te hagas cargo de tus finanzas a la manera que se enseña en la Biblia. ¿Cómo se hace esto? Lee más.

  • Amor / Matrimonio
    Mira a tu alrededor: las mejores ideas proceden de Dios, quien dijo: "No es bueno que el hombre esté solo" (Génesis 2:18b) Dios es Dios de pactos, el matrimonio es un pacto. Si tu matrimonio es un matrimonio de pacto, ¡no se despegará cuando lleguen las presiones! ¡Con la ayuda de Dios, la vida matrimonial puede ser una maravilla! Lee más.

  • Trabajo, Consejos de Dios para tu trabajo
    Tres verdades bíblicas acerca del trabajo que tienes que saber, ¿Cómo ser feliz en el trabajo? Trabajar en circunstancias difíciles. Lee más

  • En esta misma pagina: Como triunfar en la vida en general

    La mayoria de los articulos se ha prestado de La Palabra para hoy, "Vitaminas" para cada día ¡mira que bonito y util es! ¡Subscribite ahora mismo! Puedes recibir también la edición electrónica. Sólo tienes que subscribirte en: palabra-subscribe@yahoogroups.com

    1

    Consejo Numero Uno:

    Si aun no lo has hecho, arrepientete hoy y recibe Jesucristo como tu unico y suficiente Salvador personal de tu vida. Simplemente no puedes vivir victoriosamente sin la salvación y promesas de Dios. Tienes que entender que lo que este mundo ofrece es temporal y no puede dar paz en el corazón y garantia del día de mañana. Sin embargo, Dios tiene todo el poder en el cielo y en la tierra y es nuestro Creador y dador de vida y un día cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí. ¿Entonces por qué no te humilles ante Él ya hoy, cuando todavia tienes posibilidad?



  • Lo que necesitas para triunfar

    “EL SEÑOR LO HACÍA PROSPERAR EN TODAS SUS EMPRESAS” (Génesis 39:3)

    Para triunfar en algo, hay cuatro cosas que debes tener:

    (1) Principios morales. ¿Qué estás dispuesto a hacer para llegar a donde quieres llegar? No puedes hacerlo de cualquier manera, debes tener unos límites. Ahora bien, en algún momento, todos hemos trasgredido las reglas. Pero gracias a Dios que disponíamos de reglas para romper. Tenemos la oportunidad de realinearnos porque ha habido Alguien que ha puesto una “estaca” donde se encuentra lo correcto. Parece ser que hoy en día la gente no sabe, o no le importa, dónde está lo apropiado, por carecer de principios bíblicos;

    (2) Métodos. Tus métodos son tu “mapa de carreteras”. Un objetivo sin un plan es como una carretera que no te lleva a ninguna parte. Primero hay que tener un objetivo, después un plan y luego viene el proceso. Si adoptas esta simple fórmula de tres pasos, te ayudará a comprender que no alcanzas tu sueño de repente o de un día para otro. Hay métodos que deben ser empleados y aplicados;

    (3) Medios. Cuando el Señor te da una visión, busca su provisión. Si no la puedes encontrar, o se te ha acabado el tiempo, o lo que deseas va en contra de lo que Dios quiere para ti. La provisión del Señor puede llegar como una idea que se te ocurre de repente o como un pensamiento que echa raíces y crece dentro de ti con el tiempo. Desde luego, su provisión siempre implicará la ayuda a los demás, así que, lleva amor a donde quiera que vayas;

    (4) Administración. Jesús dijo: “...a todo aquél a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará...” (Lucas 12:48b). Algunas personas piensan que todo termina cuando Dios te da algo; no, ¡esto es sólo el principio! Y adivina qué es lo que va a ser el mayor desafío de esa administración: ¡tú mismo! Por eso, el salmista oró: “Ordena mis pasos con tu Palabra...” (Salmo 119:133).

    Un plan para mantener tu alma en forma

    “...YO DESEO... Y QUE TENGAS SALUD, ASÍ COMO PROSPERA TU ALMA” (3 Juan 2)

    Todos sabemos lo importante que es la salud física; aquí tienes un plan para mantener tu alma en forma:

    (a) No cuestiones tu fe, cuestiona tus dudas. Gastamos mucho tiempo dudando y viendo la fe como algo que no sirve para. Sin embargo, las promesas del Señor son para los “creyentes”;

    (b) No seas un “soldado solitario”. No es una casualidad que el Antiguo Testamento contenga la historia del pueblo de Dios y que las epístolas fueran escritas a congregaciones. Crecemos al relacionarnos y no cuando nos aislamos;
    (c) Vigila tu manera de pensar: “El ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz...” (Romanos 8:6). Practica la “administración mental”;

    (d) Acuéstate y despiértate sumergido/a en gratitud. Esto transformará tu día. “Dad gracias en todo...” (1 Tesalonicenses 5:18);

    (e) Rehuye de todo lo que te distraiga del Señor. Tira la lectura basura que tengas y si tienes agallas, haz lo mismo con la televisión;

    (f) Que nunca te falte misericordia. Philip Yancey escribió: “Me maravillo ante la humildad de Dios queriendo vivir dentro de sus criaturas imperfectas... ¿Muestro yo la misma actitud hacia las personas con las que no estoy de acuerdo?;

    (g) Sé específico y no vuelvas a generalizar cuando hables de tu fe. Pablo no se avergonzó del evangelio (lee Romanos 1:16), ni tú tampoco deberías;

    (h) Sé amable con las personas que te molestan. El Señor también las eligió a ellas. Algunas veces es más fácil ser gentil con no creyentes que con cristianos rígidos y moralistas. Pero eso sólo te hace ser tan sentencioso como ellos;

    (i) Perdona a los que te han herido. Albergar odio dificulta la sanidad, así que, lleva tus heridas a Dios.

    Vive victoriosamente

    “¿CON QUÉ LIMPIARÁ EL JOVEN SU CAMINO? ¡CON GUARDAR TU PALABRA!” (Salmo 119:9)

    ¿Estás cansado de vivir siendo un fracaso? Entonces, métete en la Palabra de Dios ¡y deja que ella se mete en ti! “Un versículo cada día mantiene al diablo lejos de ti” es un dicho bonito, ¡pero se necesita bastante más que eso! La Palabra de Dios es como la medicina: no hace falta que sepas cómo funciona, sólo tienes que seguir tomándotela. Algo maravilloso sucede cuando te empapas de las Escrituras. La tentación pierde su poder y una fuerza vencedora la reemplaza. Además, cada vez que un versículo resalta en tu mente, el hambre por la Palabra de Dios aumenta.
    Pero esto significa que leas la Biblia aun cuando no tienes ganas o tiempo, o parezca que no estás sacando mucho como resultado. El Señor dice: “...como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y... riega la tierra y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra y pan al que come, así será mi Palabra...: no volverá a mí vacía, sino que hará lo que Yo quiero...” (Isaías 55:10-11). No tienes que experimentar ciertas sensaciones para saber que la Palabra de Dios está operando en tu interior. David dijo: “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra Ti” (Salmo 119:11), y después oró: “Abre mis ojos, para que vea las maravillas de tu Ley” (Salmo 119:18 – La Biblia de las Américas). Ésta es una oración que el Señor contestará. Jesús dijo: “Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado” (Juan 15:3). ¿Quieres vivir de una manera limpia? Deja que tu mente se sature de la Palabra de Dios y que rebose sobre ti hasta que desaparezca todo rastro de carnalidad.

    Practica la autodisciplina

    Salomón dijo: “Mejor es el que... domina su espíritu que el conquistador de una ciudad” (Proverbios 16:32). Así que, ¿cómo llevas el dominio propio? Aquí tienes algunas cosas prácticas que puedes empezar a hacer para que eso sea más real en tu vida: (a) Cada día, empieza haciendo primero las cosas más difíciles. Si te distraes, céntrate de nuevo y termínalas. Por ejemplo, haz la cama, recoge la ropa y friega los platos; no des más trabajo a otros: “Todo lo que te venga a mano para hacer, hazlo según tus fuerzas...” (Eclesiastés 9:10). No empieces varios proyectos al mismo tiempo, haz una cosa a la vez; (b) Disciplínate a ser puntual. La tardanza es un hábito difícil de cambiar. Para vencerlo, debes llamarlo por su nombre: una conducta desconsiderada y egoísta; (c) Planea las cosas con antelación. Todo tarda más de lo que te piensas, y por lo tanto, no esperes hasta el último momento para luego correr como un pollo sin cabeza. Vivir bajo presión puede provocar úlceras, mientras si haces las cosas con tiempo, eso resulta bueno para la salud y te produce paz; (d) Acepta la corrección de los que se preocupan por ti, sin refunfuñar o contraatacar. La Biblia dice: “...con los prudentes está la sabiduría...” (Proverbios 13:10b). Si eres sabio, agradecerás las sugerencias y buscarás consejo. Una vez, Ghandi dijo: “Hay siempre un limite a la autocomplacencia, pero no lo hay para el autodominio”. De manera que, pídele a Dios que te ayude a controlar tus pensamientos, sentimientos, deseos y conductas rebeldes. Reconoce las áreas que más te cuestan controlar, déjate de excusas, enfréntate a la verdad aunque te duela, no tengas lastima de ti mismo y márcate algunos objetivos alcanzables. En otras palabras, aprueba lo mejor (lee Filipenses 1:10).

    Aprende a escuchar de verdad

    “...EL SABIO OBEDECE EL CONSEJO” (Proverbios 12:15b)
    Vivimos en la era de la “cabeza parlante”, con programas de reality shows en la televisión, noticias las veinticuatro horas al día y charlas en la radio. Aunque no todo es malo, hemos aprendido a “emitir” más que a “sintonizar”. Salomón dijo: “En las muchas palabras no falta pecado; el que refrena sus labios es prudente” (Proverbios 10:19). En otras palabras, si no tienes nada que decir, ¡no digas nada! ¿Por qué? Porque cuanto más hables en ese momento, menos gente te va a escuchar (o a respetar). Se dice que Dios diseñó los oídos para que estuvieran siempre abiertos y la boca para estar cerrada, ya que por sólo escuchar difícilmente te metes en problemas. Salomón escribió: “El que ahorra palabras tiene sabiduría... Aun el necio, cuando calla, es tenido por sabio” (Proverbios 17:27-28). Así que, si no puedas mejorar una situación silenciosa, ¡quédate callado!
    En Proverbios 1:22-23 se menciona a personas que son ingenuas e insensatas, que literalmente significa: ‘bobos’, ‘torpes’ o ‘lentos” y describe a aquéllos que son insensibles hacia los pensamientos y sentimientos de los demás. Todos hemos estado a merced de ese médico que nos trató con frialdad, el profesor que nos adormeció con su discurso o el vendedor que se centró sólo en su comisión. William C. Tacey escribió: “A los malos oyentes se les clasifica desde impacientes (“¡Eso no es nada! Espera a que te cuente lo que yo he hecho”) hasta los que están tan absorbidos en sus propios pensamientos que no se dan ni cuenta de que alguien está hablando. Si quieres comunicarte con eficacia, aprender a escuchar activa y constructivamente es tan importante como aprender a hablar”. Recuerda que el chismoso habla de otras personas, un pelmazo habla de sí mismo, pero un hombre sabio te habla a ti acerca de ti, y después escucha a lo que tienes que decir. Si eres un buen escuchador, la gente no sólo irá a buscarte, te harás más sabio, y también ganarás amigos.


    Spread The Love, Share Our Article

    Related Posts

    No Response to "CONSEJOS DE DIOS PARA TU VIDA"

    Publicar un comentario en la entrada

    HOLA DIOS TE BENDIGA DESDE ESTE ESPACIO TIENE LA POSIBILIDAD PARA OPINAR Y SI QUIERES DEJARNO UN MENSAJE TE LO AGRADECEMOS...

    Related Posts with Thumbnails
    Guildojose
    tel.41 79 302 27 27
    guildojose@gmail.com
    http://www.tiemporeales.com