Ciberadulterio, nada nuevo debajo del cielo | JESUS ES EL REY DE REYES

viernes, 17 de julio de 2009

Ciberadulterio, nada nuevo debajo del cielo

Categories: ,



Estaba recuperando algo del tiempo "perdido" sin Internet, y encontré un artículo interesante en Noticiacristiana sobre un estudio hecho en España acerca del adulterio en la red.

"Según un reciente informe del Observatorio Español de Internet (OEI) alrededor de dos millones y medio de personas son ciberadúlteros, es decir, que practican sexo a través de Internet con otros seres humanos pese a tener pareja estable. Un 10% de ellos –casi medio millón de personas- acaba quedando con su ciberamante."

Me llama la atención precisamente la idea con la que termina esta frase: "Casi medio millón de personas acaban quedando con su ciberamante". Esto confirma las palabras de Jesús "Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón" (Mateo 5:28). Es cuestión de tiempo que una ilusión acabe por realizarse o materializarse.

La "asepsia" que nos brinda un frío teclado y una pantalla parecen quitar importancia al hecho pecaminoso, no obstante, no hay nada más lejos de la realidad que eso mismo. Si un hombre está mirando a una mujer desnuda a solas en una habitación, y entrase la esposa de éste, ¿qué podrá pensar la esposa? "Esto es adulterio en curso". ¿Dónde está la diferencia si en vez de tener una mujer desnuda en la misma habitación, la ve por la ventana en el apartamento de enfrente (con consentimiento mutuo)? Poca diferencia hay.

Si estás de acuerdo en esto (sin entrar ahora en sexismos, pues tanto un hombre como una mujer caen en este error), ¿cuál es la diferencia con el "cibersexo"? NINGUNA, aunque algunos se justifiquen con "no la he tocado" o "realmente (físicamente) no hemos tenido contacto...". Porque aún no ha habido oportunidad.

Otra frase que me ha hecho meditar es la siguiente: "... muchos usuarios de chats confiesan sentirse estimulados por esta excitación que supone el hecho de ser valorado y cortejado por interlocutores del sexo contrario". ¡Qué tristeza me produce conocer este dato! Esto quiere decir que la persona que tristemente recurre a estas artimañas, se siente infravalorado en su propio hogar, en su matrimonio. Atención, NO estoy justificando esta actitud de "ciberadulterio", bajo ningún concepto. Pero sí es cierto que esto es síntoma de otra mala praxis en la comunicación de la pareja.

Dado que la "intimidad" de mi propio hogar, con mi computador a escondidas, sin que nadie lo note y lo "sepa" facilita este tipo de relaciones, sería bueno pensar en la prevención: ¿Cuántas veces al día le dices a tu esposo o esposa que la amas? ¿Cuántas veces le dices que la deseas? (sí, sí, habéis leído bien) ¿Cuántas veces le das muestras de afecto, de cariño, una carica furtiva sin que los hijos la vean? ¿Cuántas veces alabamos las cualidades de cualquier tipo (física, intelectual, u otra habilidad) de nuestra pareja? Si "regamos nuestro jardín" con cuidado cada día con estas cosas, el otro no irá en busca de "cibercariño" para rellenar el hueco que dejamos por desatención. Por cierto, antes he dicho que "sin que nadie lo sepa", pero eso tampoco es exacto, dado que "nada hay encubierto que no haya de ser descubierto; ni oculto que no haya de saberse" (Mateo 10:26).

Otra idea que me dio escalofríos al leerla fue la siguiente:
"Las relaciones sexuales ciberespaciales, según dice la psicóloga Mercè Catells, de En plenitud, “no siempre involucran un componente físico, pero el apego emocional puede llegar a ser muy fuerte. Además, muchas veces acaba afectando a la relación de pareja, ya que el ciberadúltero puede llegar a perder interés en las relaciones sexuales con su pareja, puesto que aún cuando estos amoríos en línea no involucren el sexo, pueden llegar a ser muy intensos y amenazar igualmente un matrimonio”."

Este pensamiento refuerza aún más la idea expuesta antes. No es un componente físico (una mujer más hermosa en todos los caso) lo que lleva a este tipo de disfunción en el matrimonio, sino que tiene un gran componente emocional. Al punto que incluso la emoción produce una satisfacción superior a la relación sexual con la propia pareja, llegando a descuidar o abandonar ésta. Y esto me lleva a otra reflexión más profunda, el auténtico SEXO, el que Dios creó y regaló al ser humano, es un complemento del verdadero AMOR, un sentimiento manifestado en emociones que nos hacen transpirar, que mariposas vuelen en nuestro estómago cuando nos acercamos a la persona amada, y que en momentos determinados, el AMOR muestra su más valiosa faceta: es un Principio. Y la prueba de que estas afirmaciones no son vanales, está precisamente en esas personas que cometen "ciberadulterio" aún a costa de perder la relación sexual física con su cónyuge, valorando más el amor como sentimiento y emoción que un orgasmo (y disculpen mi crudo lenguaje).

Si quieres disfrutar de auténtico amor, sobre el que basar una relación feliz y satisfactoria en tu vida de familia, te recomiendo el siguiente estudio sobre el amor en la familia. Y si has pasado o estás pasando por algún problema de pareja, no puedes perderte este estudio sobre el perdón.
.

Spread The Love, Share Our Article

Related Posts

1 Response to Ciberadulterio, nada nuevo debajo del cielo

Anónimo
30 de septiembre de 2011, 21:52

Muy interesante su articulo, bueno a mi me paso con mi esposo el mantenia otras relaciones con diferentes mujeres por chat, esas relac. duraron 3 años y por que yo lo descubri, y l me argumento q era pura joderera,la verdad q no se q hacer xq el les decia q las amaba,q eran preciosas, cosa q a mi no me decia.

Publicar un comentario

HOLA DIOS TE BENDIGA DESDE ESTE ESPACIO TIENE LA POSIBILIDAD PARA OPINAR Y SI QUIERES DEJARNO UN MENSAJE TE LO AGRADECEMOS...

Related Posts with Thumbnails
Guildojose
tel.41 79 302 27 27
guildojose@gmail.com
http://www.tiemporeales.com